30 de octubre de 2013

Canciones al mar







En sus notas

Quizás de tanto saber
que en mis sueños ya existía
me regaló la música de sus labios,

quizás fue como escuchar
las aves del amanecer
acariciando su pelo
la brisa de la mañana.

Me acercó hasta el mar,
en sus notas navegué,
tras una sonrisa de niña
y el dulce de su mirada.

Sí, ella me eligió,
y es tan poco este poema
que espero una luna llena
para llevarla a su lado.











Hay un mar

Hay un mar abierto para los amantes
y otro que guarda los naufragios del amor,
un mar de hielo entre amores tan distantes
esperando desde tierra ver el sol.

Hay un mar para las notas de un piano
si nuestras almas bailan en la tempestad,
un mar en calma al sextante con los astros
que regala una sonrisa de coral.













 Mi religión

Los besos que aún no te di
los guardo en el corazón:
besos de luna, besos de mar,
besos llenos de pasión,
que harán de ti mi religión
y de tus labios mi fe.












Calma

Podrían romperse el timón,
las brújulas, los mapas,
desatarse una tormenta…
y tras la tempestad a la deriva
en la isla de tu cuerpo naufragar.













Sobre la arena

Lejos en la inmensidad
me traen las olas tu recuerdo,
llevan besos mar adentro
hacia un amor por conquistar,
el que en la distancia añoro,
el que es mi mayor tesoro,

para subir la escollera
hasta un faro a las estrellas
sólo para contemplar
como en todo el firmamento
no hay un brillo más intenso
que la luz de tu mirar.

Caricias, sueños de espuma
entre cuerpos de sirena,
y el tuyo sobre la arena...

Bajo un influjo de luna
va subiendo la marea,
mi corazón vuelve a tierra. 












Te cantaré

Te cantaré cuando no pueda ver el mar,
si se nubla todo ante mis ojos,
sin miedo entre la oscuridad.

 Te cantaré, perdido bajo las estrellas,
a nuestra vida al oído,
te cantaré al despertar.















Si no eres tú

Si no eres tú,
será el fondo de un abismo
perdido en los espejismos
donde habitan los secretos.

Si no eres tú,
será escalera a la luna
por un amor sin fortuna
para alejarme del mundo.

Si no eres tú,
será esperar en las rocas
entre sus infinitas ondas
la llave de los misterios.

Si no eres tú,
será quedarme en cubierta
arreciando la tormenta
en un océano profundo.

Si no eres tú,
viraré mi rumbo a puerto
y buscaré con el viento
a través un cielo azul.













Diario

Fuera de velas y remos
bajo en el río deseos
hasta encontrarte en un mar
donde navegan los besos.














Barco de papel

Como rumor que persiste
de regreso a la ciudad,
como mirada que sigue
anclada a través del tiempo,
entre las olas tú
siempre estarás...

Como un amor que resiste
imposible de alterar,
como si flotara libre
en aguas de sentimientos,
al alba en proa tú
siempre estarás...

Siempre estarás
mientras yo sueñe
con el sabor de tu piel,
y en cada viento
no te deje de querer,
siempre estarás...

Siempre estarás
donde me lleve
la corriente sin saber
y aunque navegue
solo en un barco de papel
con mis deseos tú
siempre estarás














Besos de luna

Cierro los ojos y sigue ahí
bajo sombra de unas ramas
esperando por tu amor
besos de luna mi alma.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario