27 de octubre de 2013

De tanto esperar







Te imagino

Intento sujetar las horas
y se escapan los días,
mientras todas las letras
me hablan de ti;

te imagino como ahora
dentro de una melodía,
inspirando los poemas
que faltan por escribir,

te imagino en calendario lunar
de mareas que mueven el mundo
y levantan pasiones,

consumiendo de tanto esperar
los relojes que cambian el rumbo
a nuestros corazones,

en vinilos desgastados
por el surco de una voz,
en visiones de futuro
con panorámica irreal,

te imagino en un abrazo,
lejano a cualquier rencor,
sin el ahogar de ese nudo
que deja un punto y final.














Inventario

No odiamos cuando nacemos
y de niños no sabemos,
en ese sentido ingenuo
quisiera estar siempre yo,

para poderte mirar
soñándote como ahora
y con los versos que sobran
dedicarte una canción,

para olvidar el rencor,
si las palabras no hieren
en dos almas que se quieren
sigue presente el amor,

amor tantas veces ciego,
amor que asumiendo riesgos
podría arder como el fuego
y renuncia a su libertad,

que cuando se arma de valor
ante preciado tesoro
ruega quedarse en tus ojos
por toda la eternidad,


y en restos de soledad
siempre deja a buen recaudo
las frases de un inventario
donde tú siempre estarás














La memoria

Se escucha el latido que aúna sentimientos,
me aguardan tus calles, la paz y el asombro
en la vía de escape que encuentro en tus ojos,
mi fiel amiga, gracias por darme el aliento,

por ser la esperanza que siempre acompaña
rotando una noria de dulces recuerdos
cuando la memoria con pies de cemento
pasea por la historia y sobran las palabras,

por dejarme soñar con la miel de tus labios,
y alegrar tu presencia lugares vacíos,
por traer ilusión a un corazón herido…
gracias por ser cada día mi mejor regalo.














Icaro

Cansado de incierta euforia
a infranqueable tormento,
de dialogar con paredes
preso en mi cárcel de ideas,

sin ser un pez de memoria
ni libro en blanco secreto,
de ver tanto pasar trenes
sabiendo que nadie espera,

quisiera volar...

Cansado de pesimismos,
de inútiles argumentos
colapsando este lugar,
unas alas necesito…

hastiado de ver lo mismo
busco ráfagas de viento
que me pueden ayudar
hacia un azul infinito,


donde me lleve mi disfraz,
como pájaro en su vuelo,
entre montañas y cielo,
desde una azotea, en libertad.










Puertas abiertas

Antes que sea mañana
y sin miedo a enamorarme
seguiré pensando en ti
lo mismo que pienso ahora.













Un minuto más

Es un suspiro profundo,
como una gota al caer,
en apenas un segundo
viene y se va la vida,
ante nosotros deprisa
no se detiene el tiempo.

Gira sin cesar el mundo
y en lo que deja el ayer
nunca vemos el futuro,
tantas horas perdidas
por encontrar la salida,
escondido sentimiento…

Dame una oportunidad,
dame apenas un momento
para expresar lo que siento,
sólo un minuto más...

que el roce de tu cariño
se convierta en algo eterno,
que tu voz no sea silencio
y ahuyente esta soledad.













Quiero

Quiero ver amanecer
cada día en tu mirada,
la soledad traicionada,
sentirte cerca de mí,

en armónico contorno
poder decorar tus labios,
creer que existe milagro,
beber los vientos por ti.

Quiero ser tu amante fiel,
el trovador que de noche
sólo pronuncia tu nombre
buscando la plenitud,

y cual melodía remota
que se incendie por amor
saber que en su corazón
lo más sagrado eres tú.












Asuntos propios

Nada se olvida,
cuando levitan las sombras
y en la tentación de llamarte
cuelga una soga la razón.














Cuenta atrás

La caja de los truenos se cerró,
calma traerá este nuevo amanecer
al vaciar un saco lleno de dudas
y desatar los enredos del alma.

Sabiendo que podría ser peor,
ficción que congela el verbo,
a mal tiempo buena cara
y si no encuentro tu hoguera

me conformaré con el sol
para tener sus reflejos…
nunca es poco si regala
caricias de primavera.













En la oscuridad

Ahora que las palabras no riman
es cuando más cerca presiento
tu magia flotando en el aire
entre las notas de una canción,

ya no acechan los demonios,
nada ni nadie puede controlar
la fuerza de este sentimiento,
porque todo lo mueve el amor.

Ahora que no vislumbro el día
y no hay señal de la mañana,
en esta noche de nuevo serás
como arco iris en la oscuridad.


(A Ronnie James)













Mala vida

Tratar de pedir clemencia
acuchillando los nervios
es como llenar la mente
de plegarias por ausencia,

si esta fuera la condena
y mi deseo el castigo
merecerá hoy la pena
volver a soñar contigo,
tener testigo al silencio
y tus labios confidentes.

Vuelta por las realidades
la aurora con su regreso
nunca traerá mejor suerte
ni consuelo a soledades,

sentenciará la amargura
a este amor por desacato;
sin distinguir tu figura,
sin recordar tus encantos,
hasta que de un cielo negro
vista de blanco la muerte.














Polos opuestos

Renunciaré a tiempos
que encogen olvidos
de largos días desiertos,

en soledad devastadora
como quienes añoran
las lágrimas de la luna

hoy noctámbulo me siento
un funambulista perdido,
y no te encuentro...

sin huellas tras las pisadas,
del presente desterradas,
vamos en polos opuestos,

y si para tenerte
no hay otro camino

cantaré lo que no sé decir,
cantaré al amor si duele
cuando la vida duele.














Tras tus pasos

Hay cuatro seres alados
que atraen la melancolía
cuando la lluvia al caer
resbala en el gris asfalto,

y jugando a ser estrellas
en paradójica simetría
devuelven a nuestro ayer
su máscara sonriente,

entonces yo más te busco
en los rincones del alma
pues de llevarte tan dentro
ya no me quedan espacios,

hacia arriba por la cuesta
el viento extraña tu falda
casi tanto como extraño
tus pasos entre la gente.














Lo que ves

Yo también tengo mis dudas
y sueños sin alcanzar,
de mi vida soy juez y parte,
de mi destino la suerte;

también procuro ser fuerte
 con las ganas de llorar,
perdonar antes que odiarles,
huir de nostalgias oscuras... 

Yo también pude intuir 
que en ese instante me dejaban
y dije "espero que te vaya bien"
con la mirada perdida,

yo también soy lo que ves
y moriría por besarte
como quien espera algo
que no pudiera pasar.














El silencio de las piedras

No es fácil permanecer
inmóvil en las alturas
y con quietud observar
el mundo desde la nada,

también se puede caer
en sin razón absoluta
a la hora de la verdad
si el hombre calla.

No silenciarán paisajes,
por cualquier grieta
abriéndose en el vacío
volverá a silbar el viento,

viento en contra del poder,
tiempo fuera de utopías,
viendo nuestra dignidad
tantas veces por el suelo,

mientras seguimos de pie
queda umbral de rebeldía
para encontrar un final
donde caminar sin miedo.














Sueño de abril

Quise escapar un buen día 
hasta una ciudad lejana
por ver su reflejo en la orilla 
antes que naciera el alba.

Quise escapar con su luz
a través de verdes campos,
por su belleza esperando
tras un cortinaje azul.













Mi universo

Viendo pasar el tiempo
por ti un alquimista soy,
elaborando me pierdo
sin poder transmutar,

mercurio, azufre y sal,
espíritu, alma y cuerpo.

Viendo pasar el tiempo
desde lo esencial estoy
en un filosofal proceso
imposible de alterar,

tierra, aire, agua, fuego...
y tú el quinto elemento
de mi universo.














De tanto esperar

Desconfiando al azar
y llegar a encontrarnos
será mejor que escribir
cartas de amor a nadie;


mientras que tú y yo
no seamos mentira,
mientras para los dos
vuelva a salir el sol.

Va desde la tierra al mar
la tristeza con su llanto
cuando para seguir
flaquean las fuerzas;


no importa la condición
detrás de cada sonrisa,
no importa de que color
tengas el corazón.

Buscamos lo mismo,
tan iguales y distintos,
aprendiendo a resistir,

con nuestras rarezas.

Caemos de cara o cruz
entre penas y alegrías,
vamos sin remisión
queriendo a la vida.













Naima

Llegaste a la media luna
que al mar regala su danza
cual manantial de oro azul
detrás de tus ojos negros,

bien preciado en alabanzas
en las jaimas de Tinduf
como perfume de incienso
atravesando las dunas,

donde aún resuena la voz
cautiva de algún hermano,
por dioses abandonado
a su suerte tras las rejas,

donde libre es ser esclavo
del destino sobre un barco,
sin patria con una bandera
sólo en la paz interior.

Entre la arena y el cielo
la resistencia de pueblos,
 hijos que vieron la luz
al valor de una mujer,

llevaste ese juramento,
y desde lonas de El Aaiún
a zocos de Marrakech
nadie compró tu silencio.















La última canción

No quiero ver la tristeza
empañando los cristales
en oscuros ventanales
lejos de tanta hermosura,

traspasa mi corazón
con rayos de luz de luna,
arrópame en la ternura,
demora una rendición.

No quiero ver la tristeza
ni esa mirada de lluvia
y si una noche se nubla
tu estrella siga en el cielo,

como un poema de amor
anida en mi sentimiento,
que pentagrama funesto
no apague la inspiración.

No quiero ver la tristeza
cuando el adiós acaricia,
la rosa por las espinas
tiene su tacto punzante,

quítame cualquier dolor,
deja tu aroma en el aire
para siempre imaginarte
en mi última canción.














 Cien veces

Lo mismo que bella flor
del fango ves como nace
en malos tiempos amor
puede volver a surgir,

al acabar la tormenta
tras las nubes deja el sol
un abanico de colores
que siempre invitar a vivir

y a querer desplegar velas
buscando un mundo mejor,
poner rumbo al horizonte,
saber que dentro de ti…

aun desde la imaginación
cien veces seas navegante
si el viento sopla a favor
cien veces has de sonreír.



No hay comentarios:

Publicar un comentario