19 de octubre de 2013

Desde el silencio







Amaneciendo

En el cielo la mañana,
en la tierra mil razones
para que no te abandone
y nunca dejar de amarte.

Se llevó la madrugada
hacia ti mis deseos,
imaginando tus besos,
dándole celos al aire.

Soñé que estando contigo
despertaba en tu sonrisa,
la veía aún más bonita,
como flor inalcanzable.

Y ahora
que te he encontrado
no quiero estar solo,
nunca más solo,
quédate a mi lado.














Versión reducida de dos

No hay más verdad
que tu mirada,
ni más amor 
desde el silencio
que mis palabras.














Una luz

Parece que es ayer 
jugando en el jardín,
contando estrellas, 

de las manos se fue 
aquel tiempo feliz,
se llevó la inocencia…

Dándole todo y mas,
los mejores años,
tanto corazón...

Cuando en realidad
pasaba de largo
vacía la ilusión,
por decir "si quiero"
la razón de ser
lloraba a escondidas,

sola ante el espejo
cada amanecer
buscando una salida,

ese temor
corriendo por las venas
cuando el amor
es ruido de sirenas.

Miedo a presentar 
un inventario de golpes,

miedo contra el hielo
en su cara cada noche,

miedo vence al miedo,
el miedo se desarma...

Y Sara 
ya no cierra los ojos,
sonríe al nuevo día,
hoy puede caminar

sin nada que temer,
el odio entre rejas,
de vuelta la alegría
y un infierno atrás.















Tierra

En el transcurrir del río
oyendo el rumor del agua
seguí su paso hasta el mar
para no olvidarte,
para tenerte siempre...

lejos la muerte
y sin embargo
resulta evidente
que te extraño.















Decir adiós

Esperaré al otro lado
en la tinta derramada
de una amarga despedida.

Como la lluvia al caer
seré otro día sin ti.














Línea 9

Un día más de esos,
malas noticias,
la hora punta,
lo cotidiano,

se pierde en el metro
la gente, sus prisas,
parecen escapar
¿pero a donde?

Buscarse la vida,
volviendo a caer,
tan lejos de ti
yo sigo soñando

que por la avenida
te veo aparecer,
¿de aquí al cielo?
el sol se esconde.














Mi sueño

En mi oración 
eras adjetivo,
de mi canción
la letra por llegar
y en la oscuridad
tu nombre. 

Mar en calma,
amor ausente
al llegar el alba,
mi voz te llama
al despertar
y no respondes.

Buscar el calor de un beso
en el verano de tu boca,
a la orilla de tu cuerpo
y sentir que el corazón
esta vez no se equivoca.















Azul

Pasando la vida
sin pena ni gloria,
cariños austeros
(desde que ella se fue)

Un mar azul
 aquella mirada,

todo era azul…














Por amor

Por ti cautivo al tiempo 
con palabras de amor
sumando los besos
que tengo guardados,

por ti pierdo la cuenta 
viendo que no estás…

Te echo tanto de menos 
que no importa el ayer,
ni existe el luego,
ni busco mi espacio.

Dale libertad
a este sentimiento
de compartir contigo
emociones por llegar,

descubrir el mundo,
acariciando sueños…

Y si tú eres olas
yo quiero ser viento
para poder mecerte
entre mis brazos.

Dale a nuestra historia 
un buen argumento,
la misma ilusión
que sigo teniendo
de mirarte a los ojos
bajo las estrellas,

que detenga al temor
esta mente viajera
que implora el sabor
de tus labios.














Diez días

Hay sitio en el corazón,
un camino de ilusión
que me lleva a estar contigo,

tres días cerca de ti
bastan para ser feliz,
siete con el sentimiento;

y si el mundo se para
bájate conmigo.














Luna llena


Busco la manera
de llegarte a conocer,
de poderte amar,

y caer a tumba abierta
por el suave de tu piel
sin mirar hacia atrás.

Tan solo la luna, tú y yo.















Al mismo tiempo

No está lejos el infierno
para lavarse las manos,
sólo de fe y pensamiento
para el hambre no es opción

No secará una plegaria
las lágrimas de algún niño 
desde Roma hasta Somalía,
donde nacer es lamento.














Puedes ser 

No hay piedad en la derrota
para el amor y la guerra,
ni razón en el desprecio
de palabras que te hieran.

No todo lo cura el tiempo
tu canción sigue sonando, 
no hay desamor pasajero
ni besos de contrabando.

Puedes encontrar 
en libros la libertad,
puedes escapar
sin alas para volar,

y creer que los molinos
se convierten en gigantes,
ser la princesa de un cuento
o la más bella del baile.

Puedes dibujar
un corazón y una flecha
por si un día al despertar 
lleva tu nombre y el mío.















Flor prometida

 Llegado al momento
de botánica influyente,
de llegar a querernos
en cantidades ingentes.

la magia de un patio,
tu aroma y pasión,
lo que ha de venir...

y unida al entusiasmo
esta humilde vocación
de escribir para ti. 














Ayer 

Amanece y ella no está
para empezar mi diario,
ahora sé que no volverán 
a juntarse nuestras manos
como lo hicieron ayer.

La quise tanto
que la luna se escondía
al rozar sus labios,
que su mirada en la mía
era surcar el espacio…

Queda la escena sombría
de una habitación vacía 
con dos flores y un papel.













Contrastes

Vimos crecer las calles
viviendo deprisa,
sin ser nunca héroes
en batallas pérdidas, 

desde escaparates
hasta amplios horizontes
de imaginaria perspectiva 
 en eterna juventud.

Aquel rugir de motores,
el humo en el agua,
desafío a nuestro paso,
carreteras secundarias;

 ojos deslumbrantes
en mapas sin nombre,
tan distantes de casa,
por cualquier latitud…

Vimos sus ciudades, 
reímos sin miedo
con trémulo asombro,

nos creímos pioneros
de aquellos contrastes,
como seres insomnes
en las madrugadas
donde no estabas tú.














Pequeño mundo 

Puedes variar
el signo de los días,
marcar el ritmo
a tu canción,
pequeño mundo
a tus pies.

Tienes la libertad
y atrevimiento,
como alegría
que nos da el sol
para en lo oscuro 
jamás temer,

querer es poder,
nada que perder
donde nadie 
es más que tú.

Tanto por andar,
descubrir la vida,
pinta el destino 
de otro color,
pequeño mundo
a tus pies.














Sin retorno

Reina el tiempo muerto
y yo me invento una luz, 
voy siguiendo su estela
por si viera tu sonrisa.















Desde el silencio

Mis ojos dan luz verde a tus encantos,
como el eco de un océano oigo tu voz
"Ánclame a ti, entra en mi pecho,
ocúltame en una máscara de besos"

Hierve mi sangre por tu ancho mar
mareando con sus curvas mis sentidos,
que las caricias de los dedos se derramen
de la belleza más ardiente a lo infinito.

Como la brisa caer por tu pelo
lentamente deslizándose al abismo,
hasta morir y renacer junto a tu lecho,
recobrando de unos labios lo vivido














Poema utópico

Si yo pudiera
ser guardián de tus temores,
hasta los balcones del cielo
me subiría para verte
y curar males de amores. 

Si yo pudiera
ser pozo de sabiduría,
aprendería a quererte
y así colmarte de besos 
cada momento del día.

Si yo pudiera
ser milenaria cultura,
encontraría la fuente
del manantial de tu boca
para saciar mi locura.






"Me ayudaste a sostener
las estrellas en su sitio
y evitaste que se cayeran"
(Jaclyn Moriarty)







No hay comentarios:

Publicar un comentario