22 de noviembre de 2013

Última estación







A tu lado

Quisiera tener la llave,
entrar en tu corazón
y no volver a quedarme
un día más en la puerta.

Quisiera tener la clave,
saber la combinación
de los cerrojos del alma
para saldar cuentas,

y si tuviera una sonrisa
por cada noche perdida
me sentaría a tu lado
en ese bar de enfrente,

serias la protagonista
en el papel de mi vida
y yo el actor invitado
que saborea un café.













Sin titulo

Cuando a media noche
cierre otra página mi diario
y estén guardadas las fotos
en la galería del recuerdo
seguiré pensando en ti…

te amaré en la desmesura
de un amanecer norteño,
seré en tu alegre caminar
algo más que una lectura
en los retazos del sentir,

será nuestro este poema
por el vaivén de los años,
sin nombre que lo desvele
y nada que robe los sueños
que nos queden por vivir.













 Mi ilusión

Entre el error y el acierto
fui aprendiendo a escuchar
el palpitar de una almohada
que no se olvidó de ti,

corté las alas que al viento
me permitieran volar
para buscar con las manos
tu cuerpo sobre la tierra,

dejé de soñar despierto,
de dialogar con el mar,
todo por llenar tus labios
de besos que a nadie diera.














Principio y fin

Las cartas no predijeron
que en medio de este viaje
la encontraría a mi lado
conjugando el verbo amar,

que bailaría con las olas
y un día bajo la lluvia
lo mismo que una sirena
descansaría en mis brazos.

Los astros se confundieron
entre rocío de flores
y la luz de su mirada
atravesando la aurora,

y ahora desnudo mi alma
en dulces versos y estrofas
mientras persigo su estela
por donde quiera llevar.











Doscientos días

Llegando a la última estación
siento que se hizo muy breve
buscar en cielos y mares
la magia de las palabras
para encontrarme en su boca;

doscientos días con sus noches,
doscientos pensando en ella,
imaginando lugares
donde encontrarse mañana
con el sabor de sus besos.

Llegando a la última estación
siento que esta vida le debe
al aire todas las canciones
que devolvieran la calma
sin caer en la derrota;

más de doscientos recortes,
llevando como bandera
un carrusel de emociones
por si nos dejan sin nada
justo al final del trayecto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario