3 de junio de 2014

Arena y cal








A cosa hecha

Siembro esperanza,
con estas manos
siembro unos años más
por si cosechan
de mejor suerte.

Pido un instante contigo
aunque sea de palabra,
y así te nombre mi boca
a cosa hecha...
para tenerte.














Al cerrar los ojos

Pienso y sólo contemplo
regalar mi alma al diablo
a cambio de una mirada,

ya sé que sigo lejos,
y por ti fabrico alas
para salir a buscarte,
si no maldigo nubes.

Ya aprendí ante el espejo
a reír cada mañana
y ante malos vientos
a refugiarme en canciones,

ya encontré mi mente perdida,
buscaba un vuelo
para emigrar a tu boca,

para enredarse en tu pelo,
habitar en tu sonrisa
y quedarse dentro.














Espinas

Cuando no estás
me falta la palabra exacta
y a este mundo su motor.

Cuando no estas
se van doblando la esquina
las promesas venideras
y dice adiós mi voluntad.












Un poema y tu sonrisa

Ocupando algún espacio
reservado para amantes,
acariciando tu noche
tan discreta y elegante

quise colarme en tus sueños,
robarte las madrugadas,
quise colmarte de besos
sin fecha que caducaran.

Pudo subir la marea
hasta mojarnos los pies,
pudo en una habitación
descontrolarse la ropa,

aún le debo una canción
y un poema a tu sonrisa,
tú bien sabes que por ti
no dejaría de escribir
ni de buscarte mi boca.














Tiempos revueltos

No nos miramos como antes
ni rompe el ruido algún beso,
hoy no me buscan tus manos
ni hay nada que celebrar,

ya sobran tantos rodeos
y ese cariño aparcado
esperando en doble fila
cada día más distante,

nos sobra tanto silencio
que ni letras de boleros
esta vez le servirían
 a un amor tan averiado.














Desalojo

Precipicio,
sin manual de instrucciones
cuando la vida va en serio,
dientes de lobo afilados…

Día a día,
callejones sin salida,
la miseria por la puerta
hasta una triste ventana.










1 comentario: