23 de junio de 2014

A media voz








Para no olvidarte

Trae al menos la paz
a mis oídos
arrójale a mi noche
tu mañana,

si alguna vez amor
pasas de largo
más allá de tus brazos
no habrá vida,

no cambies tu color
con rosas negras,
no pierdas la ilusión,
aún tengo sangre
para teñirlas.












Poema imperfecto

Era como una canción,
en estado libre,
sin depender de nadie,
sin rencores,
era la perfección
entre las flores
y sus dedos la brisa.

El amor se llevó
porque era suyo
en busca de colores,
de otros cielos,
al viento me dejó
sin despedidas
y aún a veces
la escucho.












Noche en vela

Viene y se queda,
sube hasta el techo
muda entre sombras,
nada adormece…

Búsqueda inerte,
exenta luna
donde encontrarte,
sueños perdidos…

Se encoge el mundo,
reina el zumbido
que agranda el pulso,
viene y se queda.












Desvarío

Enciende la mecha
de tus labios a medida,
sella palabras
soltando versos al vacío,

haz que enloquezca
al clamor de abismos
cual sol que alumbre
ante espejismo

de un ardiente desvarío.












Tu nombre

Recordarán mis manos
siempre de ti los acordes,
recordará el silencio
tu intimidad sin resonancia
y a veces a media voz,

por regalar tanto amor
recordará cada día;
tu nombre es canto, es poema
donde mi historia se escriba.












Mi musa

Deja que me declare
insumiso al olvido,
déjame pasear
por las calles de tu barrio,
ser púrpura atardecer,

casi invisible
sin hacer ruido,
tú de papel,
y no besarte
por miedo a borrarte.











1 comentario:

  1. Que no cese tu alma de expresar tus sentidos,
    Que sigas alimentando corazones.
    Que regales amor, pasión y por qué no, decepciones y olvidos
    a tantos que solo sueñan sus amores.

    ResponderEliminar