7 de junio de 2015

Lo que nos queda de día







Y luego echarte de menos

Con la tendencia
de buscar la libertad,
tras un ocaso,
de paso en paso,
sin desmemorias.

Nada, no pido nada,
apenas una mirada,
una llama de esperanza,
en quien confiar.













Buscando musas

Oculto entre lo oscuro os he llamado,
al umbral del dolor,
cual moribundo.













Otra vez

Lo obsoleto en la cabeza
tantas veces repetido,
la sinrazón, el desmotivo,
los sinsabores…

Ahora es cuando necesito
soles para sonreír,
tener más cerca de ti
instantes que se detengan,

y manos haciendo sombras
que aleteando se pierdan
a descubrir la ciudad
con lápices de colores…

y por las calles sentir
de nuevo que estamos vivos.













De una sonrisa perdida

Tú mi manera de seguir,
tú mi alegría y mi espera,
tú mi sol, mi primavera,
mi vuelta a casa.













Pirata en la Gran Vía

–Preséntame a quien escribo,
a quien desnudo mi alma,
por quien suspiro…

Guardo cada melodía
que por su amor interpreto,

soñando despierto,
mirando las nubes
sobre los tejados.

Guardo de tanto pensar
hojas repletas de versos,

colecciono rocas
de mares lejanos,
rosas de los vientos

y cartas de navegación
de rutas aún sin explorar
que lleven hasta su boca…

–Preséntame a quien si hay olas
en calma ves al reflejo.













Calle de la Rosa

Cincuenta escalones,
los balcones que nos guardan,
tal vez no mientan,
puede que nunca te fueras.













Versos urgentes

Tiempo de amar,
de partir de cero
y limpiar miradas,

tiempo al valor
de romper silencios,
de abrir las ventanas…

antes que pueda ser tarde
y nos atrape el mañana,
antes que la oscuridad
no sepa donde escondernos.













Junio

Entre las verjas de algún patio escapa el día,
buscando una playa, bajo las palmeras,
a nuevos comienzos, huérfano de piel.













CCCXX

Vuelan las hojas,
vuelan en blanco,
hacia otros mares,
a otros lugares,
donde tú estés;

y jugar a ser mayores
contando historias,
en viejos trenes…
medio segundo sin ti
y luego echarte de menos.













Antes de que te vayas

Hoy quisiera regalarte
mil poemas con tu nombre,
la libertad de mis noches,
una canción, un detalle;

de mi corazón su llave,
de este parque algún color,
la luna, una puesta de sol,
muchos años, más amores...

Antes que mi barrio añore
tu caminar por sus calles.













Mi sitio

Aunque se enfríe el café
y me descuide de nuevo
tras el poder de un insecto,

aunque el echar a correr
sea una huida sin retorno,
nunca olvides que te espero.













Malva

Enciende las ventanas
de esta noche,
que la soledad
salga de fiesta,
báilame al son que tú quieras,
sé la impaciente mirada
que nunca pueda borrar.













Cosas que pasan

Maldita la actualidad
envuelta de mil fracasos,
inútil fue seguir pasos
contigo a ritmo de vals;

proscrito, exento de mí,
donde nacen los latidos,
donde alojan los sentidos,
de tus pensamientos.













Diosa fortuna

Me pierdo en los sentimientos que siempre inspira
tener su olor en mi almohada
y esa pasión por el techo rozando el amanecer.

Ella mi infiel compañera,
de mi verdad la primera, el agua para mi sed;
difícil se hace creer que algún día me quisiera.













Inevitable

Observo y dibujo con palabras
mi pequeña historia,
para viajar en tu maleta,
para volver a envidiar
 cualquier libro entre tus manos.















Senza di lei

Io guardando tra le parole,
lei il mio cuore...

Una vita appassionata,
una canzone nel vento,
i miei sogni, l'universo,
ogni bacio di calore...

il mio mondo di illusione,
la mia libertà e la calma,
Il mio modo è il tempo,
e nel mio delirio amore.













Puente azul

Quien pudiera ser memoria
por las aguas de otros lares,
quien pudiera ser edades
de tiempos nunca vencidos.

Quien pudiera ver las cumbres,
descender por la corriente,
quien pudiera en el presente
volver a ser lo de antes:

  sin que el sol una mañana 
se derrumbe y las sombras
de nostalgia sientan frío.













I wanna love you

Cuando Marley deje de mover mis pies,
cuando duela respirar profundo el olor de lluvia,
cuando prescinda de azules mi amor por ti…
entonces ya te habré olvidado.













Amores lejanos

Cómo entenderte distancia,
cómo creerte,
si tu billete es sin regreso
y duele la sinceridad.

Cómo saber esperar,
cómo aprender,
inmóvil igual que un objeto,
a vueltas con la realidad.

Blanco mantel,
escasos cubiertos,
fría la estancia,
tenue soledad.













Constante

Existes desde que te invento
en esta tierra, en otros mundos,
existes lejos de las guerras
como un amor desmedido.

Existes detrás del espejo,
entre los muebles o el sofá
existes con la libertad
que da sentido a la vida.

Existes al llegar el día,
en los espacios dormidos,
existes dentro de un segundo,
sin más relojes, sin tiempo.










1 comentario:

  1. Me he detenido ante palabras que dejan huella y un mundo de versos. Gracias por esta bonita lectura. Te aplaudo.
    Mi abrazo lleno de poesía.

    ResponderEliminar