23 de julio de 2015

Con luz propia







De los años perdidos

Siempre sobraban razones
para brillar con luz propia
si nos aplaudía la vida,
para no dar pasos sin nadie
camino al cuarto de huéspedes
por sucumbir a un flechazo;

también sobraba talento,
y lo imperfecto de lo humano
en la cabeza de un padre
(ni en surrealistas guiones)
habitando laberintos;

sobraba el quinto,
el cuarto, hasta el tercero
de los días sin tu voz,
y el exceso de calor
que en julio Madrid atrae,

sobraban malos pensamientos
de años que no volverán
a la sombra de un verano,
sumidos en un abrazo…
con Manuel se nos fue Krahe
y tú acabaste conmigo.













Antes de las doce (coma)

Puedo volar,
por encima de las torres
disimulando un tejado
en los escombros de casa.

Puedo avistar,
cercanas noches de feria
donde las parejas bailan
descompasando los pies,

y destellos anunciando
para todos los públicos
un hotel de carretera
con una frase apropiada…

prometiste estar de vuelta
antes que dieran las doce
del reino de los fantasmas,
me prometiste volver.














Vidas paralelas

Quería escapar y te probé,
como un café por la mañana,
poquito a poco…

Fuimos un atardecer
de sueños por compartir,
fuimos ganas de vivir
equidistantes.

Vimos gente por las calles
tras una banda de jazz
y luces en la oscuridad
abrirse paso hacia el suelo,

vimos bares derramarse,
miedos saltando al vació,
vimos en los edificios
besos en cada pared…

quise escaparme de ti
y me sujetó el deseo.












Barrio antiguo

Cuando apaguen las farolas
nos reservará el amor
un portal donde encontrarnos,

y un abrazo a la carrera
de un mundo sin habitantes,
siete vidas, dos segundos;

tu risa por la escalera
compañera de viaje,
las esquinas donde asoma,

la afinidad de otro cuerpo,
sus efectos personales,
largos silencios, tus manos …

y una molestia de hormigas
que no estarán en invierno.












20 de julio de 2015

Hasta los huesos








Con permiso de tu boca

Aunque te parezca extraño
te conocía mucho antes
de llegar a presentarnos,
sabía el tacto de tus manos
y esa forma de mirar
en la escalera del metro,

tanto que al otro lado
apartaría las mesas, las sillas
y hasta la estatua del centro;
tanto que no existiera distancia
entre mi respiración
y un segundo de tu aliento.













Tránsito

En apagadas ventanas
la existencia,
sobre paisajes urbanos
ajenos ante el dolor.

Blancas figuras de china
observaban
convertidas en pasado,
al sosiego de una carta;

(Cuánta paz, cuánto temor
a que anochezca)
los dos con su ropa oscura,
la madre dormida.













4:30 a.m.

No todo perdura, ni todo se guarda,
tampoco es fácil ponerle nombre
a otro lienzo por tensar.

Quizás ya me cansé
de dormir en el centro de la cama,
de pedirle a la luna
—ayúdame a olvidar (ahora ya puedo)

Me quedaré
mientras los silencios se miren,
quemando etapas,
hasta que por nuestros pies
puedan subir las hormigas sin molestar.













Sin ella

Yo buscando entre palabras,
ella por mi corazón ...

Una vida apasionada,
una canción en el viento,
mis sueños, el universo,
de cada beso calor...

de mi mundo la ilusión,
mi libertad y la calma,
de mi camino es el tiempo
y en mi delirio el amor.













Habitación con vistas

Tú no sabes lo que son 
más de dos días sin ti
por el andar de relojes 
cuando duerme la ciudad,

con la luna en las aceras 
haciendo planes contigo,
sin tu verano en mi piel
 secando la ropa.














Disculpa las molestias

Cualquier momento perfecto
aunque no sea divertido,
y siempre sale tu calle
en la postal de mi infancia,

con la esperanza
y la suerte del que se sienta
a contemplar los aviones
sin un sitio donde ir,

nos dista hoy un cielo hostil
sobre bailes de disfraces,
cualquiera de mis canciones
en las colas del hambre
sin ti no cuentan.










13 de julio de 2015

Punto de fuga








De par en par

Quiero besos esparcidos
y días siguientes,
quiero poesías por verte,
montañas llenas de vida,
lunas sobre tu almohada…

y puntos de fuga infinitos
donde los miedos se ausenten,
 quiero canciones contigo,
 razones para una sonrisa
y sueños por alcanzar.














Noche cerrada

Perdí bajo criterio
de su boca mis besos
y se dobló el corazón.

En tierras altas ensanché el alma,
por el curso de otras aguas,
sin más recuerdos
que un último fin de semana.

Nadie muere por amor
sin ceder el equilibrio,
no se olvidan los lugares
sin alejarnos…

Perdí junto al invierno
de las cosas mis restos
donde encontré la razón.














Para alguien como tú

Eres la luz enmarcada
que desgastó mis colores,
la más bella entre las flores,
la ilusión más deseada.

Eres llama que no apaga,
el amor de mis amores,
eres lunes de mañana
sentados mirando el mar.













Un mal sueño

Cansado de no molestar
siempre pendiente de un hilo,
nunca hubo color más vivo
que el sabor de su carmín
envuelto en una sonrisa,

memorias sin escribir
abrazándose a los días,
con su cielo en la retina
y un vestido de bandera
al que rendir los honores.

Le vinieron a buscar,
iba contando las flores
que jamás regalaría.
Ella en todo la primera,
ella en todo hasta el final.














Corazón adentro

Cada minuto sin ti
del mar llegan los recuerdos
en sus noches de verano,
y recupero ese nombre
perdido en una estación
que nunca supo encontrarnos.

Cada minuto sin ti
todo lo inunda el silencio,
echo de menos caricias
sin guantes contra el deseo
y poder mirarnos dentro
de eso que llaman amor.














 Paris

No se trata de almas rotas
ni corazones sedientos,
ni parecer una roca
ante su limpia mirada.

No se trata que palabras
quieran perder contra besos,
ni renunciar a caricias,
ni sucumbir a otros brazos…

Se trata de ver como el día
sigue regalando versos
sin pensar que el universo
pueda saltar en pedazos.













A deshoras

De inventarla conmigo,
por contarnos de todo y verse de cerca
la pasión postergada,
por cambiarnos de vida…

De preparar maletas,
bolígrafos gastados en cuadernos de viaje,
por vernos descalzos hacia una cama
y no caer dormidos en otro aparcamiento.

De malos pensamientos,
cuando el amor se nos va de las manos
en sábanas frías de hoteles baratos,
cuanta torpeza.













Donde no llegan los versos

Seguir las huellas de antiguos caminantes
y en aires mediterráneos respirarte,
que te visiten mis ojos como sol sobre tu piel
tatuando sus colores;

mai oblidis que t´estimo, mai oblidis que serás
sempre lliure com el vent,
lliure com un sentiment,
tan lliure com les meves paraules.