24 de diciembre de 2016

Un día que nunca existió







Camino al mar

Guárdame
rompiendo el tiempo,
camino al mar del pasado.

Llévate mi música
y el sol de aquella mañana
que anunció la primavera.

Déjame tu risa
para no llorar a solas
mirando lunas de invierno,

cuando pregunte por ti,
cuando las telarañas
sujeten nuestro recuerdo.













Never any time

Desde la séptima planta
luces confusas bailando,
retrato en cualquier momento
de una sonrisa apagada.

(sentirse una mariposa
de la que nunca se burlen)

Desde la séptima planta
abierto sobre la mesa
el diario de último curso
y todo sueño de Amanda.













Sin tu reencuentro

Algunas veces
se me caen fuera
las madrugadas.

Algunas veces
sobre suelos sucios
soy media palabra.













Amor aparte

Conoció de ti 
cien maneras de llamarse,
y en tiempo de vacaciones
la espera de una estación
por un beso con tu nombre.

Lejos de Madrid
donde las paredes tiemblan,
deseo de amantes
mirando la televisión
en infinita postura.

Ya sabes, 
aunque al aspirar su aroma
prendieses toda frontera
y sobren dos habitaciones
después de que den las doce:

Entre ella y tú
no todo es literatura.













Trocitos rotos de no verte

Bandera roja
en la orilla de mi piel,
el talento a la deriva
y tú por alguna estrella;

tenía la voz de aquel mar
para no sentirme solo
 y una canción que se fue
por hacerla tuya.

Madre,
la vida dice tu nombre
esta noche fría.
Madre,
mi vida poquito a poco
llama la tierra.













Quiere(me)

En libertad por las nubes,
cual marioneta bailando
loco por verte.

Ahora que la tarde 
se inclina
hacia las líneas
de tu rostro:

no abandones,
no renuncies,
no te vayas.

Nunca será
buen momento
para perderte.













Louisiana blues

Es viernes, las calles llenas,
antaño fui como ellos:
Sin fuego oculto en la garganta,
sin desarraigos…

Hoy volvería a buscar
en la caja de los sueños,
hoy volvería a cantar
como la primera vez.

Es viernes, parece invierno,
tiemblan las manos.
Pobreza dame la espalda
antes que suene mi pena.













1983

Caminó a tu lado
por la página siguiente
barrió adentro;

contando edades de paso
a cada altura marcada
en alguna corteza.

Nadie advirtió los peligros
de aquella maldita mierda,
nadie entendió…

Luego de regreso a casa
el miedo seguía allí,
los perros mirando igual,
las flores más muertas.













Al sol

Los versos por unas manos
hoy cambiaré,
poemas serán tus labios,
mi inspiración su figura,
la vida entera para amarte,
y en tu cuerpo dedicarme
a escribir esta locura.













El último rincón

Si ahora callamos,
seremos para el calendario
un día que nunca existió,
melodía inacabada
entre quinientos poemas.

Si ahora callamos,
se hará grande
el cuarto oscuro
y las tardes volverán
a comportarse
(menos los viernes)





"Dejé que tu mente entrara en mí 
por culpa de la soledad" 

(Leonard Cohen)






30 de octubre de 2016

Antes de que amanezca








Breve para dos locos

Como por arte de magia
sus ojos cambiaron mi rumbo
y en la cordura
todo lo escrito fue en balde.













Not surrender

Una derrota no basta
(en esta noche no)
Cada uno elige
y yo en el camino sigo
antes de que amanezca.













Miércoles negro

Alejamiento,
fuera de su alcance,
de tus extrarradios.

Mucho más lejano:
Hasta los infiernos,
hasta que se pudra.













Cuando los demás duermen

Cómo no imaginarte
sin decorar con un sol
en las paredes tu sombra.

Cómo no dedicarse
cada momento a escribir
por ti una frase de amor;

aún se mueven las baldosas
y me recuerdan tus labios
aquellos besos antiguos.













Vuelves

Corto es el vuelo
de las aves de ciudad,
cortas las alas
que me separan de ti.

“Y vuelves a atrapar mi tristeza
para esconderla en tu bolsillo,
para alejarla de mí”
como en Los puentes de Madison.













Manos libres

Te buscaré al caer la noche
en luces de nuevas sonrisas.

Te buscaré más que nunca,
antes que apaguen la vida













On no arriben els versos

Nunca olvides que serás
siempre libre como el viento,
libre como un sentimiento,
tan libre como mis palabras













Noviembre

Aquellos árboles, sus lugares,
las pisadas perseguidas,
las agrietadas aceras,
el olor de la vieja tienda;

y Alicia tras los cristales,
tras la libertad de un pájaro,
bajo un cielo gris…
tan gris como nuestra calle.













Entre hojas secas

Otra vez el corazón me delata,
hoy nada desearía más
que ser acento en tu boca;

y sentirte en cualquier lado,
a cualquier hora,
igual que al viento.













Paradise

Y el amor,
deshojando nuestras ropas,
tan libres para olvidar,
con una misma canción
sin saber como bailar…
era la vida.





"No soy nadie:
un sol rojo de otoño
se llevo mi nombre"

(Richard Wright)






25 de septiembre de 2016

Efectos secundarios








Más allá del mar

En la humedad de las piedras
un funeral es la luna sin tu regreso,

donde salaron mis ojos,
donde perdió la cabeza su sombrero.

Entre el jazz y la tormenta,
entre palabras y duelos,

un recital  a deshoras
del viento a golpes. 

En el mar de los recuerdos,
en la ciudad bajo tierra:
mis noches.













A vueltas

Vida, corta la vida,
y esta soledad sin ti
al azul de otro verano.
Tras ella fueron mis prisas.













Pequeños trozos de memoria

Verte, volverte a ver
esconder un sueño,

decorar los días.

Porque las bellas canciones
son tristeza
nadie se atrevió a escribirle
a tu sonrisa.

Verte, volverte a ver
de sombra alargada,

con sueño atrasado.













De ángeles

Si tú eres la noche,
bajo un cielo eterno
después de tanto escribir
te regalaré mis manos;

Si sólo tu nombre
sucede al silencio,
si muero lejos de ti,
si las palabras hoy duelen, 
dame una gota de luz.













Anónimos

Doce pasos,
para acercarnos,
trazando planes,
en mil paisajes.

Doce pasos,
sentirnos libres,
abandonarlo todo,
todo por hoy.













Materia reservada

La cera derretida,
movimiento de la tierra,
de lentos surcos por tu piel…

y los pliegues de este cuerpo
que aún tiembla.













Carpe diem

Barras de bar,
en el mismo vaso
compartiendo lunas.

Que bailen las sombras
y el sabor de tu boca
haga el resto.













El cielo en la ventana

"Porque en tu mirada están 
los secretos de mis noches
dejaré todo por ti"

Lejos de casa, solo,
tanto tiempo solo,
en aquella ciudad
que después de Caruso
abría sus brazos al silencio.













La espera

Tras la persiana caída
arde una vela.

Apaga el llanto,

y cuando vengan los fríos
me arroparé con tus besos.













Donde mueren los besos

Para no escuchar
de tus labios un adiós
aprendí a quererte:

contando estrellas,
cual muñeco sin cabeza
(quizás siempre fui un juguete).





“Y nada tenía de malo,
y nada tenía de raro
que se me hubiera roto
el corazón de tanto usarlo”

(Eduardo Galeano)