26 de mayo de 2016

Bajo la misma piel







Estrella (no apagues tu luz)

Hoy no pretende canción,
ni palabra, ni una nota…

Hoy solo quiere mi voz
estar cerca de tu boca
para ser beso.













La partida

Quién prometió lo infinito,
un oscuro cielo azul 
sin estrellas encendidas.

Quién doscientas puestas de sol
envueltas de una sonrisa.

Vuelve la música,
retorna una dulce espera,
con la nostalgia en su copa
ha sonreído,
sólo ella sabe por qué.













Alas cortadas

Te llamo en la tarde,
esta mala tarde,
desde las afueras
de toda razón,

desde una casa
sumida en silencio,
si pudiera volar…













24 Horas

Para enamorar tus ojos
no necesitan reflejos
del sur sobre verdes mares,
ni amanecer sin permiso
atravesándome el alma.

Para enamorar tus ojos
la vida cabe en un verso
y hasta le sobran palabras
si lo dicta el corazón.













Cuando la vida engaña

Las cuentas del desahogo,
cualquier simpleza,
aquel sabor a misterio
antes que por los cristales
con el mundo de trapecio
se descolgara la luna.

Los amores escondidos,
un pasado de flaquezas,
me encontró la sequedad
de estar tan lejos.













Tiempo de fresas

Como un suspiro,
 bajo la misma piel,
como otros labios
donde alojarse.

Para no sentirme solo
en la retina quedó
bailando en aquel oasis,
con su ritmo tan ceñido,
siempre indiscreta…

Otra vez se ha nublado,
prohibido quejarse.













Agua y sed

En la penumbra eres sed,
ir y venir de alfileres
clavándose en mi cordura,

y un sol al amanecer
entraba por la ventana
iluminando tu cuerpo.

No olvidé haberte perdido,
no olvidé que hubo algún tiempo
que eras el agua donde beber.













Amantes

Sigo las noches que llevan tu nombre,
sigo tus pasos con la creencia
de un idiota arrepentido.

Lleno mis ojos con agua de mar
mientras tus peces
duermen conmigo.













Mucho antes del olvido

No adiviné tu edad
y ya hice planes
para los próximos cien años,
ya me imaginé en lugares
junto a tu risa.

No eran lejanos tus dedos
formando círculos,
la hierba recién cortada,
y un nuevo día muriendo
de un mes de mayo sin prisa.













Y poco más

No quedó un hilo, 
de aquel adiós
a pie de barrio 
algún resuello y poco más.

Como una sombra sujeta en el vacío,
tan reincidente 
que entre las notas de un piano
siempre encontraba un pretexto 
para recordar sus manos,
tan cotidiano 
como apresuro caminar del mediodía.

Todo acabó, todos se fueron,
ahora quisiera
esquivar cada mirada,
ser un perfil de moneda…
y poco más.










4 comentarios:

  1. Solo empezar a leer tus poemas...es alterar los sentidos y mi piel. Es ser repetitiva toda expresión ante la majestuosidad de lo que escribes... para lo cual no alcanzan las palabras. En cada letra, que va dando forma a tus poemas... se nota el sentimiento, el alma y el corazón que pones en ello. Maravilloso GRAN POETA, AMIGO y ESCRITOR a la vez que maravillosa persona. GRACIAS por compartir tu don lleno de magia Carlos

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlos!!!!
    Escribes de una manera muy sutil y elegante, sentimientos que afloran en cada verso. No podría destacar un sólo poema, me gustan todos!!!! Las fotografías son preciosas y acompañan muy bien a tus palabras
    Te sigo desde ya mismo.
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar