24 de diciembre de 2016

Un día que nunca existió







Camino al mar

Guárdame
rompiendo el tiempo,
camino al mar del pasado.

Llévate mi música
y el sol de aquella mañana
que anunció la primavera.

Déjame tu risa
para no llorar a solas
mirando lunas de invierno,

cuando pregunte por ti,
cuando las telarañas
sujeten nuestro recuerdo.













Never any time

Desde la séptima planta
luces confusas bailando,
retrato en cualquier momento
de una sonrisa apagada.

(sentirse una mariposa
de la que nunca se burlen)

Desde la séptima planta
abierto sobre la mesa
el diario de último curso
y todo sueño de Amanda.













Sin tu reencuentro

Algunas veces
se me caen fuera
las madrugadas.

Algunas veces
sobre suelos sucios
soy media palabra.













Amor aparte

Conoció de ti 
cien maneras de llamarse,
y en tiempo de vacaciones
la espera de una estación
por un beso con tu nombre.

Lejos de Madrid
donde las paredes tiemblan,
deseo de amantes
mirando la televisión
en infinita postura.

Ya sabes, 
aunque al aspirar su aroma
prendieses toda frontera
y sobren dos habitaciones
después de que den las doce:

Entre ella y tú
no todo es literatura.













Trocitos rotos de no verte

Bandera roja
en la orilla de mi piel,
el talento a la deriva
y tú por alguna estrella;

tenía la voz de aquel mar
para no sentirme solo
 y una canción que se fue
por hacerla tuya.

Madre,
la vida dice tu nombre
esta noche fría.
Madre,
mi vida poquito a poco
llama la tierra.













Quiere(me)

En libertad por las nubes,
cual marioneta bailando
loco por verte.

Ahora que la tarde 
se inclina
hacia las líneas
de tu rostro:

no abandones,
no renuncies,
no te vayas.

Nunca será
buen momento
para perderte.













Louisiana blues

Es viernes, las calles llenas,
antaño fui como ellos:
Sin fuego oculto en la garganta,
sin desarraigos…

Hoy volvería a buscar
en la caja de los sueños,
hoy volvería a cantar
como la primera vez.

Es viernes, parece invierno,
tiemblan las manos.
Pobreza dame la espalda
antes que suene mi pena.













1983

Caminó a tu lado
por la página siguiente
barrió adentro;

contando edades de paso
a cada altura marcada
en alguna corteza.

Nadie advirtió los peligros
de aquella maldita mierda,
nadie entendió…

Luego de regreso a casa
el miedo seguía allí,
los perros mirando igual,
las flores más muertas.













Al sol

Los versos por unas manos
hoy cambiaré,
poemas serán tus labios,
mi inspiración su figura,
la vida entera para amarte,
y en tu cuerpo dedicarme
a escribir esta locura.













El último rincón

Si ahora callamos,
seremos para el calendario
un día que nunca existió,
melodía inacabada
entre quinientos poemas.

Si ahora callamos,
se hará grande
el cuarto oscuro
y las tardes volverán
a comportarse
(menos los viernes)





"Dejé que tu mente entrara en mí 
por culpa de la soledad" 

(Leonard Cohen)






No hay comentarios:

Publicar un comentario