2 de abril de 2020

Son cuatro días








En el centro de ti

Espérame en los versos que vendrán,
los mismos que ahora te escribo;
tan cercanos, tan nosotros.













Colores

Ahora es cuando necesito
soles para sonreír,
tener más cerca de ti
instantes que se detengan;

y manos haciendo sombras
que aleteando se pierdan
a descubrir la ciudad
con lápices de colores,

y por las calles sentir
de nuevo que estamos vivos.













Todas las notas en ti

Seré su fiel guardián
y mis besos escudo,
seré del verbo amar
siempre gerundio,

seré secreto por guardar,
un susurro, una palabra,
seré al respirar su aliento.

Seré en una canción
sus notas,
seré por querer ser 
lo que quisiera tu boca.













Ventanas

Siento tu respiración,
siento las manos cerca
de nuestros cuerpos;

en frías estancias, 
la casa sin amueblar,
tus dedos sobre la piel
llama invisible.

Acostumbrando a buscar
cada palabra de Frida 
entre sus cartas de amor,

yo en tu lugar hubiera 
hecho lo mismo,
estaba escrito.

Recoge las cosas,
de los malos consejos
ponte a salvo,

si resbala el mármol,
tomando impulso
será más fácil saltar.

Ahora que estamos los dos,
ahora que la melancolía
sugiere buenas comedias,

después de tanto llover
valió la pena,
gracias por existir.













Segunda luna 

Guardé mi corazón
donde estaba,

guardé la noción del tiempo
por ver posibles futuros
en tu presente.

De hojas en blanco
sin frases rotas,

de no estar contigo:
sobra el cuerpo, la memoria,
sobra un cajón de latidos...

No hay más verdad 
que tu mirada,
no hay más.














Senza di lei

Io guardando tra le parole,
lei il mio cuore...

Una vita appassionata,
una canzone nel vento,
i miei sogni, l’universo,
ogni bacio di calore...

il mio mondo di illusione,
la mia libertà e la calma,
il mio modo è il tempo,
en el mio delirio amore.














Dos días antes 

Te esperaba como la tierra a la lluvia














Abril

La altura es ver que al bailar
dos manos rozan el cielo,
que una sonrisa ilumina
la pasarela hacia el mar

y mi locura de abrazarte
naciendo el día, tú día.

La vida en cuatro paredes
no encierra la libertad
ni oculta la primavera
si estoy contigo;

vida para celebrar
cada momento,

de hacerse eternos
grandes amores,
y en tanta felicidad 
sepan tu nombre las flores.















"Qué hacer?
si mi locura eres tú"













Pasión

Déjame abrazarte,
para que en las noches frías
nunca mientan los poemas.

Déjame soñarte,
si nada queda por decir
en estas horas vacías.

Déjame ser ilusión,
sentir que se hace pequeño
contigo cualquier problema.

Déjame sabor a ti,
que solo escuche el aliento
entre tu boca y la mía.














"Aprenderé a leer en tu piel
lo que no supe escribir"
















Lejanías

Nos dejó la primavera
la soledad entreabierta
y el miedo adentro;

calles vacías,
frases para recordar,
bares, candados...

No dejó vernos,

ni escribir 
nuevas poesías
de esas que muerden 
los labios,

igual que a un cuadro
por restaurar
nos dejó tiempo.












El hueco de tu abrazo

Bien conocen las verdades
cuanto se mantiene en pie
el deseo que nos quema,

que imaginamos lugares
donde los besos no llegan,
que entre un suspiro y tu piel
hay mucho más que un poema.













Lo que el amor no esconde

Entra sin llamar,
ahuyenta esta soledad.
Antes de saciarse,
de aliarse con la humedad,
dime que aún prefieres
mezclar tus besos conmigo
y seré un río
buscando el mar de tu boca.













Desvelo

Tus labios sabor a sal,
la locura
como un mapa 
entre mis manos.

Oscuridad

si con la luz apagada
no veo tus ojos
antes de cantar el gallo
píntame el sol.














Pausa

Dentro de casa
la realidad
perdió el norte;

solos tú y yo,
despojados de cordura,
siempre felices.

Te añoro tanto 
que en esta noche
a la intemperie
grito tu nombre.












Venecia

La magia de su recuerdo,
las ocho y media,
no ha llegado todavía,

donde se citan los besos,
atravesando el canal
se esconde el día.













Jaulas

La mitad de lo que escribo sobra,
y tengo la puta costumbre 
de acompañar la tristeza
con el deseo de ti.

La mitad de lo que digo 
es suficiente,
con tu "te quiero"
escaparía de mis inútiles versos,

de poemas donde nada importa
sus rimas o contenidos,
donde no encuentran sentido
de tanto echarte de menos.















Mayo del 39

Aún presiento sus pisadas tras la puerta
de una infeliz primavera,
los sueños rotos.

Aún recuerdo el palpitar de las horas
sin más patria ni bandera
que el color de aquellos ojos;

su pelo rojo,
la noche ardiendo en mi piel,
el miedo en las calles,

calles de Madrid,
el viejo Madrid...

Tiempo después
al gris de un amanecer
cayó el amor malherido,
entre poesías de amigos
que no volvimos a ver.













Insomnia

Cuando todo acabe
de eterna espera
olvidaré este lugar

seré una puesta de sol
que guarde el mar
en tus ojos.

Cuando todo acabe
renunciaré a lo que escribo
solo por verte brillar,
por ver la luz.

Aunque se apague mi estrella
saber que al sur de los sueños
siempre estás tú.













Cambio de piel

Se miraba en el espejo
como saliendo de un pozo,
desnuda, libre de miedos.

Atrás quedaba una madre
a la puerta del colegio,
atrás los mejores besos,
la letra de una canción;

atrás los viernes con Lola,
la vida en un probador
que equivocaba la llave,

y Nueva York era un sueño,
uno de tantos
donde olvidar cualquier nombre,
incluso el propio.

Se miraba en el espejo
de un invierno que se fue
sin maquillarse.












Playas desiertas

Te vi en los libros
de la habitación de mi infancia,
en la mañana siguiente
llenando el vaso vacío,

juntando ausencias
de imaginarias presencias,
coloreando los días
con tus manos...

fue tanto lo que te amé
que ahora lo poco que tengo
sin ti es demasiado.