11 de diciembre de 2014

Fragmentos de otoño








Entre los dos

Siempre soñando contigo,
siempre buscando paisajes,

que entre tu cuerpo y el mío
no pasara el aire,

perfecto ante tu mirada,
imborrable por el tiempo,
y como tú nada.













Soplo de vida

Déjame no ser ausencia,
cuando otra noche me llame,
cuando el recuerdo me atrape,

cuando no crea en el amor
y tan lejos de tus labios
las cosas me hablen de ti,

cuando no encuentre la gracia
de perderte otra vez,
de sentarme en las ruinas
ante las ganas de vivir…













Unas horas contigo

Dame tus manos
súbeme al cielo,
como equilibrio
trae tu palabra.

Dame la voz,
dulce mirada,
de este delirio
sé mi consuelo













Siete mares

Me inspiré en los siete mares,
entre la sal y la arena;
en mis noches no hubo luna
nunca más bella que tú.













Enigmático

Convencer
al habitante del espejo
y encontrar la hora
de probar fortuna,

de sus lágrimas el mar,
de tus besos dulce luna.













Luces y sombras

Los días que no volverán
rastreando la memoria,
alumbrando sus deshechos,
en este mundo ficticio,
sin saber como seguir...

y tú pintando de azul
los amores consumidos,
tú el centro de mis poemas,
tú lo mejor que perdí
aunque nunca te tuviera.













Diciembre

Escribo pensando en ti
y echo las hojas al viento
por si me quieres leer,

mientras guarda el silencio,
guarda los besos amor,
que no se empañen de adiós,
que no se empañen.













 De aquello que no aprendí

Cuantos días por llenar
y cuantas noches perdidas
sin ver tu luz
en medio de la oscuridad.

Cuantos días sin razón,
de sonreír a los inviernos,
aguardando primaveras
cual amor por deshojar,

entre fragmentos de amor
en una casa vacía,
desprovisto de utopías,
en la última frontera.













Siete colores

Otoño pensando en ti,
en un mundo de mentira
fueras de siete colores,
y bajo un cielo de abril
recordarte entre las flores.













Isla Cristina

No habrá versos,
ni alabanzas, ni poemas;
no habrá pensamientos,
ni un resquicio, ni una idea…
para el amor nada sin ella.













19 de septiembre de 2014

Sin tiempo








Regreso

Vuelvo al comienzo,
entre suspiros y palabras,
entre utopía y desaliento,
con la esperanza…

Vuelvo al comienzo,
desenredando una maraña,
en sintonía y pensamiento,
 con quien no calla.

  










Paso a la paz

Duelen las calles,
el cielo, el llanto,
la sangre inocente…

Duele la herida
abierta en pasado,
el cruel presente…

Duele la vida,
la indiferencia,
duele el futuro…

Duelen los niños,
duelen las madres,
duele este mundo.












Espiral

Puedo encontrarte cada noche
en mis sueños,
puedo sentir tu calor
aunque estés lejos,

puedo escribirte poemas
en la madrugada,
de esos que hablan de amor.

Puedo ser tierno, sin blanduras,
imaginar tu figura,
cada detalle…













Mientras tanto

Insisto contra la violencia,
el maltrato, los desahucios…
Insisto contra la miseria
con signos de exclamación,

contra una soga que aprieta
y el hambre más acentúa,
contra la muerte que acecha,
el miedo, la desolación…

Insisto porque la justicia
no deje un interrogante,
insisto porque nuestras bocas
no queden nunca en silencio
lo mismo que cualquier hache.












En el desierto


Mueren los sueños,
arden al fuego;
ella un desierto,
sin agua, sin viento…

Buscando azules
fueron las rimas,

se fueron lejos.













Sin noticias de ti

Solo hubo un día, tan solo un día,
y descubrir que existías.
Solo hubo un día, tan solo un día,
y otra vida sin tenerte.













En la derrota

Soñaba vencer los miedos,
formar parte de tu vida,
cambiar el mundo contigo…

No te preocupes amor,
aprendí que en el camino
pocas veces ganaría.












Poesía o nada

Me alejaré en tu mirada,
ausente de cualquier tiempo,
igual que un triste payaso
con tu foto en el bolsillo,

y por las calles olvidadas
descubriendo que de mí
sólo querías los versos
serás otro amor fallido












Para que nunca te falte

Que no falte una sonrisa,
un recuerdo, una ilusión...
Que nunca falten caricias
y un beso cada despertar.

Hasta que se agote el aire
siempre serás mi pasión,
dejo en tus manos mi amor 
para que nunca te falte.













De buena tinta

Prevaleciendo en lo oscuro
culpable de mis desvelos,
eres como noche antigua
con sus perfumes nocturnos,

apuntalando los muros
que levantaron mis sueños,
sabiendo hoy de buena tinta
lo lejos que esperaba el mar;

bailando con nuestra verdad,
mundo que se hizo pequeño…
No volviste y lo demás
ya no fue querernos mucho.












Al amor

Escríbele a los campos,
a la belleza de una flor,
al azul de los cielos;

escribe tú que puedes
confiar al amor
esta noche por mí;

escribe a una ilusión,
tómame la palabra
con la paz de tus versos.












En el adiós

Si tú no estás
no habrá poemas,
ni sol, ni lunas,
ni estrellas…

Si tú no estás
sólo habrá sal.










23 de junio de 2014

A media voz








Para no olvidarte

Trae al menos la paz
a mis oídos
arrójale a mi noche
tu mañana,

si alguna vez amor
pasas de largo
más allá de tus brazos
no habrá vida,

no cambies tu color
con rosas negras,
no pierdas la ilusión,
aún tengo sangre
para teñirlas.












Poema imperfecto

Era como una canción,
en estado libre,
sin depender de nadie,
sin rencores,
era la perfección
entre las flores
y sus dedos la brisa.

El amor se llevó
porque era suyo
en busca de colores,
de otros cielos,
al viento me dejó
sin despedidas
y aún a veces
la escucho.












Noche en vela

Viene y se queda,
sube hasta el techo
muda entre sombras,
nada adormece…

Búsqueda inerte,
exenta luna
donde encontrarte,
sueños perdidos…

Se encoge el mundo,
reina el zumbido
que agranda el pulso,
viene y se queda.












Desvarío

Enciende la mecha
de tus labios a medida,
sella palabras
soltando versos al vacío,

haz que enloquezca
al clamor de abismos
cual sol que alumbre
ante espejismo

de un ardiente desvarío.












Tu nombre

Recordarán mis manos
siempre de ti los acordes,
recordará el silencio
tu intimidad sin resonancia
y a veces a media voz,

por regalar tanto amor
recordará cada día;
tu nombre es canto, es poema
donde mi historia se escriba.












Mi musa

Deja que me declare
insumiso al olvido,
déjame pasear
por las calles de tu barrio,
ser púrpura atardecer,

casi invisible
sin hacer ruido,
tú de papel,
y no besarte
por miedo a borrarte.